La contaminación acústica del hombre pone en peligro la fauna marina


El ruido amenaza la vida marina

El ruido amenaza la vida marina

La fauna marina sufre las consecuencias de la mano del hombre y el ruido de las actividades humanas en el mar no solo estresa, sino que lesiona, desorienta e impide que especies marinas se comuniquen.

Así por ejemplo, las exploraciones petrolíferas, de gas y mineras generan un ruido que provoca lesiones auditivas y cerebrales en los mamíferos marinos. Además, las perforaciones estresan y encubren el sonido de los posibles depredadores y las presas reaccionan con más lentitud y retrasan su huida, poniendo en riesgo su existencia.

Contaminación acústica en el mar

Contaminación acústica en el mar

También la frecuencia del ruido que generan los barcos, entre los 20 y 300 Hz, coincide con la de muchos mamíferos marinos, lo que les confunde, porque no llegan a percatarse de los sonidos naturales, según señala el Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW). Las consecuencias son graves, ya que no logran comunicarse de forma eficiente con los suyos, les afecta en su navegación y la búsqueda de alimento.

Por otro lado, el sonar de las embarcaciones militares para detectar submarinos tienen tal potencia que espantan a especies marinas hasta el punto que encallan en la costa. Su magnitud es equivalente a la de una persona que estuviera a tan solo un metro del despegue de un reactor sin protección auditiva. Sigue leyendo

Anuncios

España se lleva la medalla de plata en ruido


Contaminación acústica

Contaminación acústica

Esta semana hemos conocido en el Día Internacional de la Concienciación sobre el Ruido celebrado el 25 de abril que España es el segundo país, después de Japón, con los niveles más altos de ruido, según un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Alrededor de nueve millones de personas en España sufren todos los días más de 65 decibelios, que es el límite máximo aceptable marcado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sigue leyendo